ilustración de La caja, de Liébana Goñi

LA CAJA, Liébana Goñi

PROPUESTA DIDÁCTICA, por Isabel Nieto

Si has escaneado el código QR y has llegado hasta aquí es porque eres un ser curioso. ¡Enhorabuena!

La CURIOSIDAD es una capacidad que nos lleva a observar con detalle, a imaginar y a hacernos muchas preguntas, algunas con respuesta y otras sin ella.

 

¿Has sentido curiosidad al acabar el cuento?

¿Tal vez estás buscando respuesta a alguna pregunta que te has hecho?  

Acabas de leer el cuento La caja,  en él se expresa claramente el camino de las emociones que se generan en esta situación.

Mika, su protagonista, se encuentra una caja cerrada. Al principio siente un poco de curiosidad, y esto pronto pone en marcha su imaginación:

¿Qué habrá en el interior de la caja?

No tiene ninguna información: no se puede ver, nadie le ha dicho nada, no hay ninguna nota… , así que su cerebro empieza a buscar explicaciones, o intenta conseguir más datos para poder comprender la situación.

Pues bien, en mayor o menor medida, a todos los seres humanos nos ocurre lo mismo que a Mika.

    ¿Recuerdas algún momento en el que te haya ocurrido a ti algo así?

    ¿Qué sentiste?

    ¿Pudiste investigar?

    ¿Resolviste aquello que ibas buscando?  

    Cuando nos vemos en una situación de este tipo, y según la personalidad y las vivencias de cada uno, nuestro cerebro utiliza diferentes recursos:

    • Buscar información o datos.
    • Hacerse preguntas, tanto sencillas como complejas.
    • Preguntar a otras personas.
    • Imaginar o inventar explicaciones (que suelen ser de lo más descabelladas).
    • Dejar de lado el asunto y no hacer caso.
    • Frustrarse.

    En algunos casos, la situación se resuelve cuando conocemos la información que buscamos y podemos dar con una explicación racional y emocional. En otros, en cambio, nos quedamos sin respuesta.

    INCERTIDUMBRE

    ¿Qué les ocurre a Mika y Zarpas?

    Al final del cuento ambos personajes descubren qué hay dentro de la caja.

    Pero… ¿y nosotros?

    Tú, que has leído el cuento, ¿qué has sentido al llegar a la última página?

    ¿Se ha resuelto el interrogante para ti?

    Esa sensación que probablemente has sentido tiene nombre, se llama incertidumbre.

    La incertidumbre es la falta de seguridad, de confianza o certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud.

    ¿Has reconocido esta sensación?

    ¿Has sentido alguna emoción más al acabar el cuento? Por ejemplo: un poquito de rabia, frustración, alegría…

    CÓMO ACOMPAÑAR A NUESTROS PEQUEÑOS/AS EN MOMENTOS DE INCERTIDUMBRE

    ¿Qué podemos hacer ante una situación sobre la que no tenemos información y de la que nos gustaría saber más?

    Aquí te dejamos algunos consejos para acompañar a los niños/as de manera respetuosa:

    • Promover su capacidad para hacerse preguntas ellos mismos/as, para ello podemos proponerles algunos ejemplos.

    • Dejar que imaginen y desarrollen sus propias hipótesis.

    • Fomentar la paciencia.

    • Recordarles que pueden hacer preguntas a otras personas que quizá sí tengan más información. A veces damos cosas por hecho por no querer preguntar, pero podemos basarnos en suposiciones erróneas. Es preferible preguntar, por si alguien puede ayudarnos a descubrir lo que no sabemos.

    • Darles el espacio y el tiempo para observar: desde la observación surgen más preguntas y más información que puede ser muy útil.

    «Si puedes encender la chispa de la curiosidad en un niño, con frecuencia, aprenderán sin mucha ayuda»

     Sir Ken Robinson

     

    Propuesta didáctica elaborada por:

    Isabel Nieto Mañá, psicóloga